El sofá es el mueble principal de cualquier recibidor o salón. No solo se trata de decorar muebles, sino que también nos permite tomarnos un pequeño descanso o recibir invitados con familiares y otras personas.

Sin embargo, aunque tenemos muy claro el propósito de usarlo en casa, la elección correcta del color del sofá es fundamental para sacarle el máximo partido al sofá.

Dado que comprar un sofá nuevo requiere una gran inversión, el principal problema al que siempre nos enfrentamos es elegir el color adecuado para la tela. No sea demasiado oscuro para cubrir nuestra sala de estar y no sea demasiado brillante para evitar las manchas.

Te proporcionaremos la clave para el color del sofá y el estilo de decoración que busques. Presta atención a estos prácticos consejos para adquirir un sofá y que luzca como nuevo por más tiempo.

Espacio en tu salón

El primer punto y más importante es determinar el espacio para el sofá en la sala de estar. Según el tamaño del salón, podemos elegir el tamaño correcto del sofá y el color más adecuado para nosotros.

En un espacio reducido, siempre se recomienda utilizar tonos claros (como beige, gris claro o colores suaves) para crear una mayor sensación de amplitud. En un sofá simple que combine con la pared, elija siempre un color sólido en lugar de un estampado.

Luminosidad

Dependiendo de la cantidad de luz en nuestro salón, el color del sofá puede ser beneficioso para nosotros, o puede ir en contra de la decoración. En la misma línea, si se trata de un espacio casi sin iluminación, lo mejor es elegir colores claros que no cierren el salón.

Por el contrario, si tenemos un espacio muy abierto con mucha luz natural o suficiente luz para no dejar rincones en la oscuridad, entonces un sofá de tono menos claro puede ser una buena opción.

Practicidad

Debido a que el sofá en una casa con niños y mascotas es diferente del sofá donde una pareja joven sin hijos trabaja todo el día en casa, siempre debemos elegir un sofá que sea adecuado para un uso práctico.

Si no hay riesgo de manchas en casa, el sofá está disponible en una variedad de colores. Sin embargo, si tu sofá siempre puede estar en peligro, lo mejor es elegir un color más oscuro para que la mancha sea menos evidente, como grises, tonos marrones, o incluso ciertos patrones que quedan bien escondidos.

Materiales

A pesar de que actualmente se puede colorear diferentes tejidos en cualquier tono, los materiales naturales se suelen seleccionar en un tono determinado sin necesidad de tratarse. Por ejemplo, suelen elegirse sofás de piel en tonos neutros, como el marrón, el negro o incluso un beige más claro.

La tendencia de la decoración cambia cada temporada, y ahora cada vez son más las personas que comienzan a apostar por los sofás de terciopelo con dos tonos suaves (como el rosa suave o el verde oscuro oscuro).

Estilo decorativo

Lograr la decoración en el salón es otro de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de elegir un color de sofá. Siguiendo la misma línea de materiales, algunas decoraciones cambiarán de color según la tendencia de cada temporada.

Elija un color de sofá que combine con la gama de colores del resto de muebles y decoraciones de tu hogar. Para no complicarte demasiado, los estilos nórdicos o industriales son los más básicos -y más fácil de combinar-, basados en tonalidades neutras.