Tanto si tenemos un adolescente en casa o queremos decorar una habitación gaming para prepararla a nuestro gusto para disfrutar de nuestro pasatiempo preferido sin molestar a nadie al tiempo que conseguimos el ambiente deseado, hay una serie de mobiliario y consejos que no debes dejar pasar.

Más allá de disponer de un ordenador a la altura (o videoconsola) y una silla cómoda para aguantar las largas rondas de juegos o unos auriculares inalámbricos que ofrezcan la mejor experiencia individual, hay ciertos elementos que te serán de mucha utilidad a la hora de conocer cómo decorar una habitación gaming.

Alfombras vinílicas

Las alfombras vinílicas, además de económicas, también aportan un plus de comodidad y hasta de calor en el suelo durante los días fríos. Además, evita que las ruedas o las patas de la silla en la que te sientas rayen el piso o hagan ruido al moverte y así molestar o despertar a los que conviven contigo.

Tiras LED

Si optas por juegos de temática más oscura o bien quieres ahorrar algo de luz teniendo en cuenta el consumo de tu ordenador, videoconsola o televisión, las tiras LED se pueden colocar fácilmente en cualquier lugar, incluso detrás de la TV, y apenas consumen energía.

Colores claros

A la hora decorar una habitación para gamers, lo mejor es optar por colores claros. Estos no solo provocan una sensación de amplitud, sino que al ser tonos neutros, combinan mejor con todo.

Además, este tipo de habitaciones no suelen contar con una ventilación adecuada, salvo que coincida en el espacio del dormitorio, por lo que puede reducir la ansiedad.

Presta atención a tu suelo

Aunque una alfombra vinílica es una solución ideal, quizá no sea lo mejor para el verano si hace mucho calor en tu ciudad. Además, tal vez estés pensando en realizar una reforma o simplemente te baste con una ligera separación de ambientes.

Para ello, los suelos vinílicos te aportarán una opción económica, acabados que pueden integrarse a la perfección en cualquier ambiente y aislar térmica y acústicamente tu zona de juegos.

Lo suelos laminados, por su parte, no disminuirán el ruido, pero aportan un toque más elegante. Y si optas por un estilo algo más chill-out, el césped artificial combina las ventajas de los otros dos pavimentos. Eso sí, debes tener en cuenta la altura de las hebras en caso de contar con una silla con ruedas para evitar que se queden atascadas de contínuo o las arranques constantemente.