Decorar tu hogar de manera sostenible con materiales ecológicos, fácil mantenimiento y diseño variado es posible con las alfombras vinílicas; aptas para la cocina, el baño o el salón.

Más allá de las tradicionales alfombras o moquetas, la aparición de las alfombras vinílicas ha supuesto un revolución gracias a su composición de PVC.

Y es que el vinilo es el material del momento, tanto como alternativa a los suelos laminados o al parqué; como a la moqueta o los modelos de pelo impreso. De esta manera, su acabado evoca superficies de fibras vegetales como el sisal.

Todo, gracias a su fácil mantenimiento y limpieza; resistencia y múltiples acabados. Características que hereda del suelo vinílico, como el aislamiento acústico, además de que las alfombras de vinilo contribuyen al aislamiento térmico.

Asimismo, se disponen fácilmente en tu hogar, sin necesidad de pegarlas, se adaptan a cualquier estilo, desde rústico hasta el más clásico o moderno, y su precio convierte a las alfombras vinílicas en una opción perfecta para reformar tu hogar si dispones de un presupuesto ajustado.

Ventajas las alfombras vinílicas

  • Es sostenible y reciclable.
  • Hipoalergénica y libre de ftalatos.
  • Las tintas con las que se detallan los acabados son eco-solventes.
  • Fáciles de limpiar, basta con usar un paño húmero o pasar la mopa.
  • Son impermeables, antibacterianas y antifúngicas.
  • Antideslizantes.
  • Admiten múltiples acabados y colores

Usos de las alfombras vinílicas

  • Definir espacios.
  • Separar ambientes.
  • Realzar elementos decorativos.
  • Aislar ruido.
  • Prevenir el desgaste de otros pavimentos.
  • Disponer un lugar en el que los niños pueden jugar sin preocupaciones.