Suelos para cocina: consejos, estilo y tendencias - Arquidecora

Suelos para cocina: consejos, estilo y tendencias

Tanto si quieres reformar tu cocina o simplemente renovar parte del pavimento, la duda más habituales elegir uno de los mejores suelos para cocina que aguante la humedad, la suciedad y el trasiego propio de una de las estancias más sufridas de la casa.

Y es que además de los electrodomésticos, el suelo es una parte fundamental, sobre todo de cara a resistir el agua que se cae al fregar, cocinar, lavar o por pequeñas fugas.

También hay que tener en cuenta la facilidad de limpieza y capacidad de resistir las machas y si también cuenta con características ignífugas.

Aspectos a tener en cuenta al elegir suelos para cocina

  • Superficie en M2.
  • Facilidad de limpieza.
  • Antideslizante.
  • Ignífugo.
  • Antiabsorbente.
  • Resistente a golpes.
  • Resistencia.
  • Estilo y acabado.
  • Color.

Suelos para cocina de cerámica o gres

Este tipo de suelo, también conocido como gres, es duradero y fácil de limpiar, ya que es impermeable, y resiste bien la humedad.

Si bien, un golpe muy fuerte con un bulto pesado puede mellar la superficie de un suelo de cerámica. En cuanto a los acabados, ahora mismo es posible encontrar algunos que imitan a la madera o piedra, por lo que encaja con cualquier diseño.

Asimismo, existen ciertos modelos XXL que brindan una sensación mayor de amplitud y son más fáciles de limpiar.

Suelo para cocina de piedra natural

Granito, pizarra o mármol son las superficies más habituales en la cocina debido a su resistencia. Si bien, los suelos de piedra natural debe ser tratada previamente debido a su porosidad, y precisan pulirse cíclicamente para mantener su aspecto original.

Su mayor inconveniente es el precio elevado de este tipo de suelos para cocina.

Cocinas con suelo de madera natural y laminados

Este tipo de pavimento —parquet (tarima de madera natural)— es el más complicado de mantener, ya que la madera absorbe la humedad y las manchas son difíciles de prevenir.

Si bien, se trata de la opción más estética y que ayuda a generar mayor sensación de amplitud, especialmente en cocinas americanas.

En el caso de optar por los suelos laminados, debes tener en cuenta que son más baratos que la madera natural; pero se exponen más a las rayaduras. Asimismo, son impermeables y su limpieza es mucho más sencilla.

Además, es posible evitar los problemas de las juntas si estás están selladas.

Suelo porcelánico para cocinas

Se trata de una alternativa capaz de imitar a la cerámica, la piedra y la madera. Asimismo es impermeable, resistente y se limpia con facilidad; pero su precio es bastante elevado.

Cocina con suelo de microcemento

Idóneo para estilos industriales, es un suelo que se puede instalar sobre otro ya existente. Su característica principal, además de su faceta antideslizante, es su ausencia de juntas, lo que facilita su limpieza.

Además, este tipo de suelo industrial resistente al agua, su acabado admite cualquier color y es duradero en el tiempo.

Puedes tenerlo de cualquier color, así que es fácil jugar con los muebles y los electrodomésticos para que todo vaya a conjunto. Y además es resistente al agua si le aplicamos un tratamiento especial.

Suelos vinílicos para cocina

Los suelos vinílicos para cocina no solo destacan por adaptarse a cualquier presupuesto, sino que sus acabados imitan cualquier material, textura y color.

Además, resisten al agua y son aislantes; incluso algunos suelos vinílicos presentan hasta propiedades ignífugas. En cuanto a su instalación, es posible optar por los rollos o lamas.

Suelos hidráulicos para cocinas

Los suelos de baldosa —o suelos hidráulicos— y con decoración basada en motivos han vuelto a convertirse en tendencia dado su estilo vintage.

No solo es resistente, sino que también aguanta la suciedad, claro que es preciso protegerlo con un tratamiento especial que selle sus poros.

Sin comentarios

Comentarios

Tu dirección de email no será publicada.