Lijar o acuchillar parquet es, en sí mimo, limpiarlo mientras se produce una restauración total. Proceso que se realiza en tres fases: preparación, lijado y emplastecido.

De esta manera, se lija y barniza la superficie, siempre en función de su calidad y uso. Claro que todo parquet tiene un número limitado de veces que puede ser acuchillado, pero de no hacerla a tiempo, el mal estado puede genera que la humedad y la grasa afloren en la madera.

¿Cómo acuchillar parquet?

Preparación

En primer lugar es preciso buscar partes oscuras por la grasa o levantadas debido a la humedad antes de acometer el acuchillado:

Una vez sepas el material a utilizar, debes aprovisionarte y acondicionar la estancia  para establecer la logística del lijado en cuanto a tiempo de realización se refiere.

Lijado

Este proceso precisa del uso de máquinas y un aspirado final.

Existen hasta 4 máquinas de lijado profesionales: la máquina para acuchillar, la lijadora de orillos u orillera; la lijadora roto-orbital y la radial.

Con el uso de estas se retira el barniz y las imperfecciones, como la grasa; además de nivelar la madera.

El aspirado

De cara a aplicar el fondo, es preciso retirar el polvo del lijado, o quedarán imperfecciones.

Emplastecido

Debido a la porosidad de la madera y a los cambios de tamaño de la madera según el calor y la humedad, lo que genera huecos entre la madera. Es por ello que se realiza este proceso de emplastecido.

Se lleva a cabo con una mezcla de serrín del lijado y una resina de secado rápido; y es el paso previo al barnizado.

Barnizado

Este último paso es el que ofrece la protección a la superficie. Ahora bien, se pueden utilizar diversos tipos de barnices en función de la superficie y la calidad:

  • Barniz al agua.
  • Poliuretano disolvente.
  • Urea formol.

¿Cómo se lleva a cabo el mantenimiento del parquet?

Es fundamenta alejarlo del agua, la abrasión, el sol y la grasa. De esta manera, para limpiar estos suelos requiere de productos específicos para el tipo del barniz del suelo.