El árbol de jade (Crassula ovata) se trata de la tendencia para este otoño en lo que se refiere a decoración de interior de hogar. En paralelo con el estilo inspirado en la naturaleza que ha prevalecido a lo largo de 2021 -a consecuencia de los confinamientos de 2020-, se trata de una planta que aporta armonía, color y casa con cualquier color o estilo -independientemente hasta del suelo (vinílico, laminado, etc.).

Al ser una planta que se encuadra en la familia de las suculentas (bonsái), también casa a la perfección en lugares pequeños, como estanterías junto libros o en una maceta en el recibidor o en el salón.

Cuidados de un árbol de jade

Por fortuna para los enamorados de las plantas, pero que son algo descuidados, el árbol de jade es una opción muy socorrida. Por un lado, precisa luz. Mucha. Es por ello que puedes disponerla en la terraza o en el balcón o en un lugar en el que incida de lleno la luz diurna en tu casa.

Aunque lo mejor es que se trata de una planta que necesita poca agua. De hecho, en los meses más fríos del año basta con que la riegues dos o tres veces al mes.

Problemas comunes

Las plantas de jade presentan algunos signos que evidencian problemas. La más habitual es que sus hojas se tornan amarillentas y blandas -a veces hasta se pueden caer-. La causa: déficit o exceso de agua.

Dónde colocar la planta de jade en casa

Aunque es posible colocar la planta de jade en cualquier estancia, incluida el baño, es posible optar por la filosofía oriental para decorar tu hogar, como el feng-shui.